ATL

Sociedad del conocimiento El Foro Mundial afirma que la seguridad hídrica y alimentaria van de la mano

El Foro Mundial afirma que la seguridad hídrica y alimentaria van de la mano

E-mail Imprimir
AddThis Social Bookmark Button

foro mundial2018Las soluciones que la humanidad requiere para garantizar su seguridad alimentaria e hídrica van de la mano y son "necesariamente conjuntas", alertó la FAO en el Foro Mundial de Agua, que congregó en Brasilia a delegados de unos 150 países.

El impacto que la escasez de agua que enfrenta el mundo tiene en la actividad agrícola fue objeto de debates en la segunda jornada del Foro Mundial, en la que fue analizada la íntima relación entre la seguridad hídrica y alimentaria.

"La agricultura, como es practicada hoy, es responsable por el uso del 70 % del agua potable del mundo", admitió el brasileño José Graziano da Silva, director general de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en un mensaje difundido en uno de los paneles del Foro Mundial.

Sin embargo, dijo que aunque "muchos piensan que la agricultura es un villano, porque usa y contamina el agua o amenaza la sustentabilidad", de ese sector dependen los alimentos que el mundo consume, por lo que el tratamiento de esos problemas debe ser común y conjunto.

En ese punto coincidió la estadounidense Claudia Sadoff, directora general del Instituto Internacional de Gestión de Agua, quien sostuvo que "los desafíos son universales" y pasan sobre todo por la escasez de agua, pero también por el acceso a ese recurso y las garantías de su "calidad" para todas las actividades y usos.

En relación a la agricultura, Sadoff recalcó que no existe "un modelo", pues todo depende de los climas de cada región, que dictan las condiciones de humedad de los espacios geográficos.

Sin embargo, indicó que existen "soluciones comunes" a todo hábitat, que son básicamente un buen almacenamiento de agua, con estructuras adecuadas de distribución y de recarga de los acuíferos y las capas subterráneas.

"También es necesario que haya métodos de riego responsables", que eviten el desperdicio y estén acordes a lo que demanda cada producto, apuntó.

Sadoff valoró el hecho de que la agricultura se haya comenzado a valer de la tecnología para mejorar sus métodos de producción y citó como ejemplo el uso de sensores que identifican las necesidades de riego en un plantío, lo cual impide el derroche y es una "garantía de calidad" para una cosecha.

La importancia del uso de los avances tecnológicos fue reforzado por el presidente de la Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa), Maurício Ant nio Lopes, quien expuso la experiencia de esa compañía estatal, que es referencia mundial en el ámbito de la investigación volcada al desarrollo del campo.

"La tecnología ha sido la mejor noticia para la agricultura en las últimas décadas", declaró Lopes.

El presidente de Embrapa indicó que, en el caso de Brasil, hasta hace 40 años la actividad agrícola "era 70 % trabajo y 30 % tierra", pero afirmó que esa relación "se alteró y ahora es 70 % tecnología y el resto se divide entre trabajo y tierra".

Aún así, Lopes reconoció que "el mayor desafío actual es lograr una máxima eficiencia en el uso de agua", lo cual depende de "buenas plantas de almacenamiento, equipos que rieguen en los momentos más adecuados y la vigilancia necesaria para evitar derroches".

El presidente de Embrapa también enfatizó en la "necesidad de que el agua que se utiliza sea recuperada" para otros usos mediante debidos tratamientos, y de proteger las nacientes y las veras de los ríos.

En ese marco, valoró como "modelo" unas normativas brasileñas que obligan a que en las costas de los ríos, sean públicas o privadas, sean resguardados al menos 30 metros de vegetación a cada lado.

El evento se realiza en forma trienal desde 1997 y es organizado por el Consejo Mundial del Agua, con la meta de promover prácticas volcadas a un uso más racional de ese recurso, considerado por la ONU como un derecho humano.

Fuente: Red del Agua UNAM