ATL

Drones para el cuidado ambiental

AddThis Social Bookmark Button

drones para el cuidado ambientalPor Dioreleytte Valis

 

 

El posgrado en ingeniería ambiental del Instituto Tecnológico de
Boca del Río (Itboca) —que pertenece al Tecnológico Nacional de México
(Tecnm)— tiene por propósito ser agente de cambio en su entidad, al
solucionar problemas ambientales que afectan el entorno. Bajo esta premisa,
investigadores trabajan en el monitoreo de playas a través de drones y el
escaneo de imágenes mediante un software especializado, para conocer la
cantidad de plásticos desechados.

Se trata de un proyecto en colaboración con el Centro de Investigación en
Micro y Nanotecnología (Microna) de la Universidad Veracruzana y el Instituto
Tecnológico de Boca del Río. Por medio del uso de drones, podrán cuantificar y
clasificar la basura depositada en estas zonas, evitando el riesgo a la salud del
monitoreo manual, además de optimizar tiempos. Otro de los proyectos
contempla la medición de dióxido de carbono en playas del estado, a través de
estos dispositivos.
En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Fabiola Lango
Reynoso, especialista en oceanología biológica y responsable de la maestría en
ingeniería ambiental del Itboca, expresó que en la región no existe un uso
adecuado de la basura, por lo que el sistema de monitoreo propuesto es una
excelente opción para clasificarla.
La maestría en ingeniería ambiental es un programa de estudios adscrito al
Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC), en donde participan 60
alumnos beneficiados con becas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
(Conacyt) y 10 docentes, tres de ellos integrantes del Sistema Nacional de
Investigadores (SNI).

El problema con los desechos

La zona contemplada para el monitoreo mediante drones y manejo de
residuos sólidos corresponde a las playas de Veracruz, Boca del Río y Antón
Lizardo.
Los drones son equipos de operación remota que, de acuerdo con la
Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en territorio nacional
pueden volar a una altura máxima de 122 metros y en una línea visual no
mayor a 457 del operador.
Su dinámica de uso facilita la exploración y análisis de grandes extensiones,
que va desde espacios terrestres hasta marítimos.
“La caracterización de los desechos la hacemos de dos modos: una mediante
el proceso típico en donde se traza un cuadrante en la playa, en donde se
seleccionan residuos y se colocan en una bolsa de polietileno, para
posteriormente llevarlos al laboratorio para hacer un conteo y pesaje de ellos”,
precisó Alexis López Hernández, alumno encargado del proyecto.
Alexis López, responsable del proyecto “Identificación de residuos de PET en
las playas de mayor afluencia en Veracruz”, es alumno de la maestría en
ingeniería ambiental y becario Conacyt. Mencionó que la dinámica que
propone acelera el proceso de identificación de residuos, además de disminuir
las horas de trabajo de las personas que se dedican a ello y aminorar los
peligros a los que se exponen.
De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales
(Semarnat), 90 por ciento de la basura que flota en el mar es material plástico
de diversos tipos. Por otro lado, México es líder mundial en reciclaje de PET
(politereftalato de etileno), al recuperar 60.3 por ciento de los envases que se
consumen, motivo por el cual posee la planta de reciclado de PET más grande
del mundo.

Innovación para el entorno

El proyecto para la identificación de residuos en las playas veracruzanas a
través de drones está en manos del ingeniero Alexis López Hernández, en
colaboración con el ingeniero Alan Córdoba Hernández, bajo la dirección de
los doctores María del Refugio Castañeda Chávez y Agustín Herrera Mayor, y la
asesoría de la doctora Fabiola Lango Reynoso.
La doctora Fabiola Lango, responsable del posgrado en ingeniería ambiental
del Itboca, indicó que el proyecto surgió por la preocupación en cuanto al
manejo de residuos sólidos de las playas en el estado de Veracruz, pues se
trata de una actividad que comúnmente es peligrosa y demorada. La dinámica
de identificación de residuos mediante drones permitirá el reciclaje y uso
alterno de la basura. Mencionó que ejemplo de ello es el traslado de las algas
marinas al basurero, que llegan a alcanzar hasta 160 toneladas, lo cual
provoca malos olores. De ser identificadas anteriormente y calcular su peso,
podrían ser utilizadas como composta.
De esta forma, el proceso propuesto por los investigadores para el tratamiento
de los desechos podría favorecer otros municipios, incluso a la industria
hotelera, para saber cómo tratar su basura.
Agregó que la maestría en ingeniería ambiental tiene el propósito de
solucionar problemas ambientales que aquejan el entorno, con base en el
conocimiento científico y en vinculación con la parte tecnológica.

Proceso de identificación

Después de capturar las imágenes mediante el dron, son procesadas por un
analizador que identifica y cuantifica los residuos de PET. Se trata
del software Matlab, en el cual los investigadores desarrollaron algoritmos que
permiten identificar desechos de PET y próximamente de poliestireno
expandido (EPS o unicel).
“Primero realizamos un estudio de los tipos de PET más utilizados en la zona,
para crear los algoritmos requeridos de identificación de cada producto e
ingresarlos en el software. Posteriormente, el software identifica y cuantifica los
residuos de las fotografías capturadas por el dron”, puntualizó Alexis López.
El analizador puede identificar las variedades del PET, desde la botella
completa o cortada, la tapa y las variedades en color. Otro de los puntos que
puede identificar el software es el peso aproximado de los desechos.
En México se generan anualmente 722 toneladas de desechos plásticos, que
corresponden a 10.9 por ciento del total de los desechos generados en México
al año. Se estima que México recupera alrededor de 60.3 por ciento de los
envases de plástico desechados.

Fuente: http://conacytprensa.mx/index.php/ciencia/ambiente/16862-drones-cuidado-ambiental